Recursos Educativos

Las claves del Aprendizaje Basado en Retos

El Aprendizaje Basado en Retos (ABR) presenta a los alumnos un problema real de su entorno y les motiva a investigar y trabajar en equipo para buscar una solución. El trabajo colaborativo, la creatividad y el espíritu crítico son capacidades que mejoran notablemente en los estudiantes tras realizar proyectos siguiendo la metodología del ABR. A continuación te contamos en qué consiste.

¿Qué es?

Que los estudiantes tomen las riendas de su propio aprendizaje con una actitud crítica, reflexiva y cívica es el objetivo del Aprendizaje Basado en Retos (ABR), una metodología activa que motiva a los alumnos a buscar una solución para un problema real de su entorno desde la curiosidad y el análisis.

Aunque la implementación del ABR (en inglés Challenge Based Learning, CBL) se produce sobre todo en las etapas de Educación Secundaria, Formación Profesional y estudios universitarios; gracias a la flexibilidad de esta metodología es posible extender su uso al resto de niveles educativos. Además, una de sus características principales es que fomenta el uso de las tecnologías, web o aplicaciones móviles. Y, por lo general, se utiliza de forma interdisciplinar, de manera que impulsa al alumnado a interactuar con su comunidad en busca de soluciones.

* Puedes ver las características principales del ABR y las interrelaciones con otras metodologías de aprendizaje en la siguiente tabla:

>> [Puedes descargar aquí la tabla completa en alta calidad].

Oportunidades en el aula

Para aplicar esta metodología en el aula es necesario seguir una serie de pasos para que el aprendizaje sea consciente y los alumnos tengan una guía:

  1. Primero, el docente plantea un tema que abarque varias cuestiones de debate, por ejemplo, el cuidado del medioambiente o la inmigración. Una vez elegida la temática, comienza el ‘brainstorming’ o lluvia de ideas de toda la clase. Es en este momento en el que se plantean preguntas esenciales sobre el tema principal y los alumnos debaten sobre todas sus posibilidades y obstáculos. Gracias a ello, se llega a una pregunta troncal que deberá ser reflejo de su interés y de las posibles necesidades sociales de mejora para su comunidad. Será esa la propuesta del reto.
  2. El siguiente paso es el desarrollo del reto, en el que las TIC adoptarán un papel muy importante para la investigación y la búsqueda de información. Pueden utilizar cámaras, dispositivos móviles, blogs, wikis… para recopilar información y documentarse. Después, se comprobará que la solución ofrecida por los alumnos es eficaz en entornos reales y se difundirán los resultados con vídeos o publicaciones en un blog o site que reflejen sus observaciones y reflexiones.
  3. Por último, el trabajo será evaluado. El docente llevará a cabo una evaluación continua a lo largo del proyecto pero también guiará a los alumnos en un proceso de autoevaluación, pudiéndose apoyar con diferentes herramientas de evaluación como rúbricas o diarios de aprendizaje.
Aplicación

En cuanto a las consecuencias de aplicar esta metodología en el aula, destaca el hecho de que favorece la implicación de los alumnos y los prepara para el mundo real.

También fomenta el aprendizaje colaborativo, porque los estudiantes investigan juntos sobre un tema en particular, desarrollan la creatividad y fomentan el espíritu crítico. Además, el analizar, diseñar y ejecutar una solución adecuada para el problema planteado, facilita una comprensión más profunda e incentiva un aprendizaje participativo. Por otro lado, desarrollan habilidades comunicativas al explicar su proyecto, al describir todo el recorrido de su trabajo y al compartir las conclusiones a las que han llegado. Y, por último, trabajando con una situación real de su entorno, este tipo de proyectos les conecta con el mundo real.

 

Para ilustrarlo mejor, veamos algunos casos:

  • Un ejemplo de puesta en práctica del ABR es el proyecto que ha llevado a cabo un grupo de docentes del Institut Nàutica de Barcelona. Combinando esta metodología con la gamificación han puesto en marcha la iniciativa ‘Play the Game’, un proyecto enmarcado en Educación Física (aunque extrapolable) para alumnos de 2º de ESO, que ayuda a los estudiantes a desarrollar hábitos de vida saludable. Surgen, partiendo de este trabajo, retos cooperativos, individuales, emocionales, tecnológicos y para el tiempo libre; y los alumnos a medida que avanzan con las tareas, obtienen pulseras de distintos colores.

  • La flexibilidad de esta metodología del ABR permite también que se adapte a la etapa de Primaria y de Educación Infantil. De hecho, la docente de Educación Física Mónika Gómez Kurt en el CEIP El Albero en Mijas-Costa (Málaga) ideó un proyecto ABR con la ayuda de la ‘Patrulla Canina’ para el primer ciclo de Primaria, introduciendo a lo largo del curso diferentes actividades. Para enseñarles conceptos sobre Educación Vial,"Chase", el perro policía de la popular serie de televisión, les presentó a los alumnos el reto de conseguir carnets de ‘patrullaconductor’.

  • Fuera de nuestras fronteras hay centros que destacan por usar esta metodología en su currículo académico. En el caso de Windward School, en Los Ángeles, California (USA), los alumnos utilizan el ABR para cuidar y mejorar el estado del medioambiente. Utilizan las redes sociales y blogs para compartir las investigaciones y resultados de sus proyectos que realizan siguiendo un método científico y adquieren una conciencia de impacto sobre su comunidad.

Otros enlaces de interés

 

Artículo "¿Qué es el Aprendizaje Basado en Retos?" (en celworking.com)

Ejemplo de aplicación de la metodología ABR en Windward School (LA, California, USA)

Artículo "El reto del Aprendizaje Basado en Retos" (de innovacioneducativa.wordpress.com)

Estudio de evaluación de competencias de pensamiento crítico y creativo a través del empleo del Aprendizaje Basado en Retos (de ScienceDirect.com)

Artículo "8 cosas que deberías saber sobre el ABR" (en theflippedclassroom.es)

Artículo "Cómo el Aprendizaje Basado en Retos conecta con los intereses del alumno" (de EDUCACIÓN 3.0)

BeChallenge: plataforma de Aprendizaje Basado en Retos para potenciar las habilidades del siglo XXI

Metodología del movimiento global sin ánimo de lucro Design For Change