Consejos para fomentar un ambiente de estudio y trabajo adecuado en casa
26 marzo 2020

Consejos para fomentar un ambiente de estudio y trabajo adecuado en casa

Debido a la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, los docentes se han visto obligados a teletrabajar en sus domicilios organizando el trabajo con los estudiantes vía online. Del mismo modo, el alumnado y las familias han tenido que preparar de un día para otro espacios en sus hogares (ya sean sus propias habitaciones o cualquier otra estancia) en las que seguir realizando actividades y estudiando las materias. 

Por ello, y para adaptarse lo antes posible a esta nueva situación, es esencial contar con un espacio de estudio agradable, en el que el alumnado no cuente con distracciones y pueda continuar el ritmo del curso escolar lo mejor posible. A continuación, mostramos una serie de consejos ofrecidos por distintos expertos y entidades para fomentar un ambiente de estudio adecuado en casa:

 

Seguir con la rutina de lunes a viernes y elegir un lugar silencioso. Un buen ambiente de estudio en casa comienza con adaptarse a la situación actual e intentar que los estudiantes sigan una rutina del mismo modo que si estuvieran yendo a clase. Para ello, la experta en psicología en educación Laura Carrillo explica que es importante despertarse todos los días de la semana (de lunes a viernes) a la misma hora para así evitar la sensación de que están de vacaciones.

 

Por otro lado, es esencial que los niños (ya sean pequeños o adolescentes) estudien en una parte de la casa en la que haya silencio. Tal y como recomienda Carrillo, la cocina o el salón no son buenas estancias para estudiar y concentrarse porque existen muchos elementos distractores y además no suelen tener una luz adecuada.

 

Planificar la nueva situación. Según el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, hay que tratar de organizar cada una de las tareas que se lleven a cabo (mientras los niños están estudiando o los adultos trabajando). Para ello, es esencial organizar las tareas académicas y no dar lugar a la improvisación. Además, hay que respetar los tiempos y el espacio de cada uno de los miembros de la familia: en las horas en las que los niños se encuentren estudiando no puede haber ningún tipo de distracción que los desvíe de su tarea.

 

Luz natural + buena temperatura + estancia ventilada. Para que los resultados académicos sean fructíferos, la estancia de estudio debe contar con estos tres elementos. Es recomendable abrir todos los días las ventanas de la habitación o lugar de estudio para renovar el aire del interior. Por otro lado y, si es posible, es mejor contar con luz natural directa o combinarla con luz artificial. Por último, la temperatura tiene que ser acorde a la época del año, pero sin demasiado calor o frío [entre 18 y 25ºC].

 

Hacer un buen uso de los dispositivos tecnológicos. Durante la cuarentena, los niños están usando el ordenador, la tableta o incluso el teléfono móvil para realizar las tareas escolares y comunicarse con los docentes. Por ello, es importante hacer un uso correcto de estos dispositivos. Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla La Mancha establecen una serie de consejos para una postura correcta en el trabajo y que pueden ser extrapolables a la situación actual de estudio en casa. Para ello, recomiendan colocar la pantalla del ordenador a la altura de los ojos y que cuando se escriba o utilice el ratón, los antebrazos se encuentren apoyados evitando, así, que estén en el aire o que las muñecas se doblen de manera excesiva. Por otra parte, para descansar la vista hay que apartar la mirada de la pantalla y mirar hacia puntos concretos o asomarse a la ventana para contemplar, durante unos segundos, un espacio abierto. También es importante estar pendiente del tiempo de exposición a las pantallas de los alumnos. ¿Lo ideal? Un máximo de 30 minutos entre descansos.

 

Tener tiempo para relajarse. Una vez que los estudiantes han encontrado el lugar perfecto para llevar a cabo las tareas escolares diarias también es importante adaptarlo para poder realizar descansos y relajarse. Una de las recomendaciones del Observatorio de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey es que tras hacer una lista con las tareas académicas más importantes del día y entregárselas al profesor no hay que dejar que quede nada pendiente. De este modo, los estudiantes podrán disfrutar plenamente de las actividades que se realicen en familia tras las horas de estudio. Otra idea recomendable para ello es crear un espacio de relajación, también denominado ‘softseating’, en el que los niños puedan desconectar de los deberes y las actividades asignadas para despejar la mente. Se puede preparar colocando un puff, por ejemplo, o realizar alguna actividad, como jugar al ping-pong durante unos minutos.